Las diosas y las nubes (II)

Vasilévo

Como todo organismo vivo, la lengua griega es tiempo y movimiento, un fluir incesante del cual la gramática y la lingüística sólo pueden acertar a contentarnos con el artificio de una cadena de fotogramas, huérfanos todos de su antes y de su después. En esta mudanza fiel a sí misma, siempre me llamó la atención la curiosa evolución semántica del verbo βασιλεύω, que en origen significaba «reinar» para acabar también refiriéndose al sol cuando se pone en el horizonte. No dejaba de fascinarme el que se aplicase al ocaso y no a la salida del sol, lo cual tendría más sentido, aunque resultaría a la vez más predecible, más triunfalista, más banal y —por supuesto— menos griego. Cuánto más grato, en el fondo, ver la puesta del sol como la totalidad de un reinado que culmina, y al sol mismo como uno de esos reyes que ensombrecen y marchan a la leyenda y al cuento de viejas: acaso porque ya tenían medio cuerpo allí. Y es que βασιλεύω es un verbo con color de oro antiguo, anaranjada y regia ranciedumbre para dar paso a la humana, liberadora, comunal república de la noche.

Etiquetas: varia

Lista de etiquetas

Publicado: 19/08/20

Última actualización: 19/08/20


Últimas entradas publicadas

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Última actualización: 19/08/20
© Juan Manuel Macías
Creado con esmero en
GNU Emacs